Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse...                      "El control psicológico del líder sobre el grupo sectario puede ser tan poderoso que el grupo puede convertirse esencialmente en una proyección de la psiquis del líder.” (West, 1996)
Testimonios de víctimas de sectas destructivas, daño psicológico, físico y económico

Red de Apoyo
¿Grupo Sectario?     .
-  ¿Secta o Religión?
Peligrosidad
Los Más Peligrosos     .
Persuasión Coercitiva       .
- Tipos de Técnicas
- "Negación del Yo"
Líder sectario
Adeptos
Trastornos Mentales      .
Delitos Sectarios
Nos Invaden
Virgen del Pozo
-     ENDI
Los Moonies
Secta Polígama
Asoc. Gnóstica
Sistema Isha
Buenos Aires Yoga S.    .
Publicación
¿Quiénes Somos?    .
"Nuestra Labor"
Contáctenos
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esclavo no razona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trastorno Disociativo Atípico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Infantilización, Esclavitud

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

|
Rehenes secuestrados en
Sveriges Kreditbanken


Asaltante Aprendido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sectas Destructivas
Generadores de Trastornos de Personalidad
 

© 2011 Myrna García
Consejera Psicológica de las Víctimas de Sectas

Red de Apoyo, Inc. (RAVics)

 
***************************-

Panelistas Programa Radial


Escuche Programa Radial
¿Cómo algunas técnicas afectan nuestro cerebro?

La experiencia sectaria determina la aparición de distintos trastornos mentales descritos por distintos profesionales de la salud mental, desde los inicios de la identificación del fenómeno sectario. Las sectas destructivas son grupos generadores de trastornos de la personalidad.

Se producen alteraciones psicopatológicas como consecuencia del sometimiento a las 'Técnicas de Persuasión Coercitiva' por un término prolongado de tiempo. Existe evidencia empírica que demuestra el efecto que produce la aplicación de las técnicas de persuasión coercitiva en la conducta de los individuos. Las técnicas de persuasión coercitiva que utiliza el líder sectario cumplen la finalidad de sugestionarles y controlarles mentalmente. El líder utiliza técnicas persuasivas, de condicionamiento clásico, asociando ideas, creencias y analogías, unas ciertas con otras irreales para llevarles a concluir falsas creencias; reforzadas por la inducción intencional de miedos y 'delirios'. Por medio de creencias fantásticas el líder induce en sus adeptos su objetivo: ‘reacciones específicas según su conveniencia’; o sea, que produce en ellos una visión del mundo completamente alterada y fabricada. Los adeptos defenderán sus creencias e interpretación de la realidad como únicas y absolutas; descartando totalmente cualquier argumento o posibilidad contraria a la de elllos. No comprenderán argumentos e inclusive rechazan cualquier prueba existente en sentido contrario; puesto que hacerlo resulta ser para ellos doloroso; les hace sentir inseguros y culpables.

Las sectas más peligrosas, las destructivas de la personalidad, mantienen a sus adeptos sumergidos constantemente en una batalla mental interna en contra de la razón. Para modificar la conducta de los adeptos, el líder utiliza la 'desensibilización sistemática' hacia el dolor, el sacrificio, pudor y moral, asociando tales estímulos con actividades altamente emotivas, euforia ante la victoria y éxito de la secta en sus encomiendas y/o con ambientes místicos, música sacra, velas y penumbra, oraciones, representaciones de sabiduría y/o divinidad. Igualmente se vale también de la imaginación emotiva, valiéndose de historias, moralejas manipuladas y meditaciones para inducir creencias y sentimientos, anécdotas de conversiones, milagros y contactos con espíritus o divinidades. Otra técnica persuasiva de la cual se vale es la del aprendizaje por imitación.  Técnicas coercitivas son las que persiguen la modificación de conducta de los adeptos por medio de diversos métodos tales como el castigo, la enajenación, actividades y ejercicios obligatorios, terror, miedo y vivencias irreales de enfrentamientos ante el mundo enemigo que induzcan desconfianza y/o desprecio, hipnosis y meditaciones para inducir trances extáticos (percepción alterada y disminuye la sensibilidad y movilidad corporal; disociación mental con las sensaciones corporales; éxtasis) o alucinatorios e induciendo intencionales sentimientos de culpa.
 

Existe una vía diagnóstica reconocida donde se han especificado una serie de trastornos de personalidad que desarrollan las personas que pasan por una experiencia “sectaria”.

Las personas que desarrollan estos trastornos no son por lo general personas con patologías previo a su incorporación al grupo sectario. La Asociación Americana de Psiquiatría reconoce los trastornos de personalidad que suelen desarrollar las personas que han estado expuestas a las técnicas de persuasión coercitiva por un período prolongado de tiempo. Los trastornos que se desarrollan como consecuencia de la estancia y pertenencia a estos grupos totalitarios o sectas se han clasificado según el Síndrome de Adoctrinamiento Sectario (el cual incluye como otro de sus síntomas, la reacción psíquica que se manifiesta en rehenes atrapados bajo el control de un secuestrador y recibe el nombre de Síndrome de Estocolmo, acuñado por el criminólogo y psicólogo Nils Bejerot, colaborador de la policía durante un secuestro; la misma reacción se manifiesta en adeptos sometidos bajo intimidación y atrapados mentalmente, bajo el control de un líder sectario) y el Síndrome Post-Sectario.

Estos síndromes incluyen una serie de Trastornos de Personalidad que están reconocidos y clasificados dentro del (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría). Trastornos a los que hacemos referencia dentro de esta página son los siguientes: Psicosis Reactiva Esquizoafectiva, Trastornos DisociativosTrastornos Adaptativos, Trastorno Psicótico Compartido, Trastorno de la Personalidad por Dependencia, Trastornos de Ansiedad, Trastorno por Estrés Postraumático, Trastorno Post-Grupo, Trastornos del Estado de Animo (Depresivo Mayor Unico y Depresivo Mayor Recidivante) y  y las Reacciones Misceláneas.

Si usted está buscando ayuda psicológica o información sobre desprogramación contáctenos.

No informar a nuestros ciudadanos sobre el peligro que representan estos grupos para su estabilidad emocional y psicológica provoca su exposición al peligro y a la desprotección, abandonándolos a posibles consecuencias fatales. Los peligros pueden llegar a extremos tales como la paranoia, la mutilación y finalmente el suicidio.

 

SINDROME DE ADOCTRINAMIENTO SECTARIO

Los síntomas que desarrollan los adeptos durante su estancia en las sectas dan lugar a lo que se ha definido como el "Síndrome de Adoctrinamiento Sectario". Se observa, sobre todo una radical transformación de la personalidad acompañada por una serie de síntomas y caracterizada, en buena medida, por una disociación entre la personalidad previa y la implantada por el grupo. Las siguientes cualidades son las más observadas en los casos que padecen el síndrome:

  • Presencia de “estados alterados de conciencia” (las operaciones del ‘Proceso de Internalización Cognitiva’ quedan alteradas, afectando la percepción acerca de lo que es bueno y malo para uno mismo y para los demás) manifestado a través de:
    • Un repentino y drástico cambio o alteración en sus sistemas de valores, incluyendo el abandono de sus metas académicas, sociales o laborales anteriores. Lo que es bueno y malo para su futuro dentro de la sociedad cambia, puesto que la realidad del mundo cambia y pierde interés en lo que la sociedad le ofrece.
    • Ataque a la evaluación del propio ‘yo’, desestabilizando los aspectos más centrales de la persona. Deterioro de la conciencia de sí mismos; el concepto sobre lo que es bueno y nocivo para sí mismo cambia totalmente.
    • Cambio en la personalidad de los adeptos, con fuertes sentimientos de culpa. Desarrollan gran sentido de culpa, porque únicamente su líder entiende y conoce los pensamientos e intenciones propias; pero constantemente le acusa, con el propósito de intensificar necesidades de superación dentro de la secta, en sus adeptos .
    • La conciencia social básica queda en el adepto minada. Su percepción de la realidad queda completamente alterada. Desarrollan una visión paranoica del mundo exterior y una desconfianza hacia sí mismos y hacia todos los que no pertenezcan a la secta. Se debe a que están convencidos de que únicamente su líder puede entender y conocer los pensamientos e intenciones del mundo exterior.
    • El control de las emociones queda en el adepto alterado. Como resultado de la técnica de persuasión coercitiva, que consiste en ‘Negar el Yo’ (Destruir su ego. Es un ejercicio comúnmente enseñado por los líderes sectarios y no se debe confundir con el ‘Mecanismo de Defensa’ llamado ‘Negación’, que utiliza la persona para negar la existencia de un conflicto; rechaza o ignora su realidad al sentirse incapacitado para resolverlo. Es similar al Mecanismo de Defensa, pero la práctica consiste en concientemente negarse satisfacer alguna necesidad.) Desarrollan conflictos emocionales al tratar de reprimir concientemente sus emociones y sentimientos. El sufrimiento se agudiza en ellos, cuando al aceptar humillaciones de su líder o al aceptarle tareas indignantes, voluntariamente se desarman de sus mecanismos de protección, respeto y consideración hacia sus sentimientos y emociones, creyendo que tales necesidades son producto de su egoísmo y tienen que sacrificarlo. El líder sectario les acusa y convence acerca de su profundo egoísmo y por ello tienen que vencerlo.
    • Los ‘Mecanismos de Defensa’ según los psicoanalístas, quedan alterados. Es lo que realmente ocurre con los adeptos. Los utilizamos normalmente, pero como resultado de la 'autorregulación interna' o del ‘Proceso de Equilibración del constructivismo de Jean Piaget’ y en el caso de los adeptos, cuando se enfrentan a un ‘conflicto cognitivo’ o a una disociación, los‘Mecanismos de Defensa’ ayudan a encontrarle relación y lógica a lo inaceptable. Son reacciones que le permiten al adepto funcionar con normalidad, sin razonar a profundidad, ignorando aquella 'corazonada' o pensamiento subconsciente que le dice que algo realmente está mal. El Mecanismo de Defensa más utilizado por los adeptos es el de la ‘Negación’ y el peligro mayor de esta práctica no es el engaño, sino el grave daño emocional que se ocasionan. Por medio de la autosugestión aprenden a engañarse, ignorando y mostrando aparente indiferencia hacia cualquier dolor emocional. En algunas sectas el líder hace creer a los adeptos que 'tan solo seres muy superiores e iluminados pueden desasociarse totalmente de sus sentimientos, porque su espíritu tiene la capacidad de poder desprenderse del cuerpo y de la persona'. Esas sectas son las más peligrosas, el estado alterado de conciencia tiene la capacidad de suscitar el desarrollo del “Trastorno de Identidad Disociativo”, anteriormente conocido con el nombre de ‘Trastorno de la Personalidad Múltiple’ (El adepto se autosugestiona para en determinados momentos ignorar su propia identidad).
    • Falsa mejora de autoestima y seguridad; internamente esconde fuertes sensaciones de angustia. El verdadero sentir personal es suprimido. Se da cuando el adepto responde a las exigencias de mostrarse complacido, alegre y entusiasta todo el tiempo (Groenveld, 1999). Por medio de inducción de ideas y pensamientos, a través de técnicas sugestivas, el líder les enseña a autosugestionarse,  convenciéndose de que son más felices y de que dentro de la secta todos se aman, a pesar de experimentar frecuentes rechazos, humillaciones y desprecios. El líder les hace creer que el camino que les traza, a través de sus enseñanzas, les transforma en seres superiores en lo intelectual, lo espiritual, emocional y con capacidad de percepción superior al promedio.
  • Disminución de la flexibilidad mental. Intransigente, cerrado de mente, incapaz de aceptar otros puntos de vista.
  • Degradación de la inteligencia emocional. Como consecuencia del estado alterado de conciencia se da una disminución en la calidad de las relaciones familiares y extra-grupales. Ocurre una especie de retardo en su inteligencia racional, social y emocional.
  • Infantilización. Inducción a la dependencia y sensaciones de incertidumbre y duda; falta de autoconfianza. El líder sectario desarrolla en el adepto dependencia extrema hacia él; logra hacerles sentir inseguros de su criterio propio, tras aplicar técnicas coercitivas como el castigo, los gritos, humillaciones e insultos cada vez que toman decisiones o ejercen su criterio propio para resolver cualquier conflicto, sin previamente consultarle el curso de acción que debe seguir.
  • Cambia la personalidad del adepto con marcadas manifestaciones de miedo, ocasionado por las técnicas coercitivas utilizadas por el líder sectario; especialmente manifestaciones de terror y miedo a la maldición de un castigo. Los aterrorizan con desgracias, catástrofes, maldiciones al traidor, fuertes castigos y humillaciones a quien no cumpla, dude de la sobrenaturalidad, la divinidad, decisiones y buenas intenciones líder y a quien no se adapte a las demandas del grupo.
  • Surge una personalidad dividida (separación entre la personalidad “sectaria” y la histórica). La persona abandona sus costumbres pasadas; el líder se vale del cambio, para demostrar que el resultado positivo de la conversión observada evidencia la efectividad de su enseñanza
  • Cambios físicos, incluyendo pérdida de peso, ocasionado por las dietas extremas o los frecuentes ayunos prolongados. El propósito del líder es poderle demostrar al adepto un cambio visual que exponga claramente un cambio positivo como prueba de fe, en combinación con la eliminación de algún vicio y costumbre que demuestre su mejora personal.
  • Deterioro en la apariencia física, debido a que pierde interés en el mundo social. El líder inculca en el adepto la creencia de que todo lo perteneciente al mundo social está mal, porque son impuros, están contaminados y hay que buscar la manera de reclutarles para salvarlos.
  • Pérdida de expresión facial natural, de mirada perdida o vacía, mirada evasiva, jovialidad ficticia. (Liberman,1994) El foco de atención cambia, debido a que constantemente deben repetir mentalmente sus oraciones, postulados y/o creencias. Se sienten seguros dentro de su mundo enajenado de la realidad exterior. Desconfían del mundo exterior, descartando e ignorando lo que no puedan explicar bajo sus creencias.
  • Cambios en sus respuestas emocionales, suelen ser bruscas. Las respuestas del adepto responden a la idea imaginaria que el líder les ha forjado sobre el mundo exterior. No responden a los estímulos ambientales y sociales, según su criterio propio, más bien responden mecánicamente; ya que dirán y harán lo que les sea indicado, ante específicas circunstancias. La ciencia ha demostrado que estos cambios son el resultado también de la alteración que ocasiona la exposición al estrés y a la ansiedad constante sobre el funcionamiento neurofisiológico del cuerpo.

 

SINDROME DE ESTOCOLMO

Una mañana julio de 1973 dos asaltantes armados con ametralladoras irrumpieron en el Sveriges Kreditbanken, un banco de Estocolmo, Suecia. Aunque al principio el robo parecía consumarse de acuerdo al plan, la rápida acción de la policía llevo a una toma de rehenes que se prolongó por seis días. El secuestro prolongado de los rehenes provocó un cambio impresionante e inesperado en su conducta: Los cuatro rehenes (3 mujeres y 1 hombre) se resistieron a ser rescatados. Cuando terminó el episodio en el banco de Estocolmo, al momento de la liberación, un periodista capturó en una foto el instante en que una de las rehenes y uno de los captores se besaban. Sorprendentemente todos los secuestrados iniciaron una campaña para defender a sus captores, rechazando inclusive testificar en su contra. Otro dato impresionante es el reporte que narra como una de las muchachas llegó a comprometerse con los secuestradores, al haber estado envuelta con la dinamita para amenazar a la policía. Este hecho se convirtió en objeto de estudio para Nils Bejerot, un psicólogo que se dió a la tarea de explicar las razones que motivan a los secuestrados a defender a sus captores y lo bautizó con el nombre de "Síndrome de Estocolmo".

¿Como se desarrolla?
Aunque es una reacción psíquica que pueden desarrollar las personas al quedar aisladas bajo el dominio de un secuestrador, claramente en contra de su voluntad, el adepto manifiesta también la misma reacción psíquica como consecuencia de su aislamiento del resto de la sociedad; sociedad que el líder sectario identifica como corrupta, enferma y peligrosa para el adepto. El líder sectario trastoca el significado de todos los conceptos emocionales, tales como el amor, la compasión, la caridad, etc.. e interpretación sobre del comportamiento de toda aquella persona fuera de su control; consigue que sus adeptos reinterpreten y redefinan todo lo que han conocido y aprendido hasta el momento; logra alterar la interpretación de todos los recuerdos en sus adeptos. El líder juega hábilmente con los sentimientos y emociones de sus adeptos, puesto que sigue el objetivo de convertirse en el centro de control y de satisfacción emocional y psicológica en ellos. De esta manera el adepto desarrolla algo que les lleva más allá de la relación de complicidad con su líder sectario, puesto que terminan por admirarle ciegamente, hasta el punto de la idolatría. Igual a las personas secuestradas, el adepto ayuda a su líder maltratante, así sea un traficante, estafador, asesino, abusador sexual o violador a alcanzar sus fines o a evadir a la justicia. El Síndrome de Estocolmo se presenta cuando la víctima es sometida a gran presión piscológica por parte del secuestrador. La víctima siente que no puede escapar (y de verdad no puede hacerlo sin gran riesgo), se siente aislada del exterior, abandonada por carecer de contacto con todos, debido a que sistemáticamente, dejándose llevar por las creencias inducidas por el líder sectario de que todos sus familiares y amigos son unos ignorantes, les consideran inferiores intelectual, espiritual y moralmente, están perdidos, no son especiales ni privilegiados como ellos y hasta el líder les hace creer que son sus enemigos, por lo que generalmente tienen con estos grandes discusiones y peleas. Si no recibe seguridad del exterior, como consecuencia pueden encontrarla tan solo en su propio líder maltratante. En el momento en que el líder comienza a demostrar cierta bondad, comienza el adepto a ver tan solo el lado bueno de su líder; negando poco a poco el lado que le produce miedo. Como el adepto pierde toda protección de sus familiares y amigos, no le queda otra que no sea la del mismo grupo sectario y su líder maltratante, trata de entender los motivos del líder sectario, buscando su simpatía, ya que manteniéndole contento es más difícil que le haga daño. La manifestación de esta reacción psíquica es fácilmente observada cuando se estudian los casos de las víctimas abusadas sexualmente dentro de las sectas. De acuerdo a Grahm y Rawling, 'la víctima se vuelve hipersusceptible a las necesidades del victimario y se olvida de las suyas, preocupándose porque el victimario esté ocupado en cualquier cosa, excepto pensando en la posibilidad de herirle'. Al negarse a ver el lado violento de quien le tiene atrapado, aislado dentro de los límites de un entorno social, imaginario y psicológico, que podría llegar a ser territorial cuando es un líder sectario y se los lleva a vivir en comuna, o únicamente territorial cuando es un 'secuestrador', la víctima se olvida del peligro que corre, y cada vez se le hace más difícil interpretar la realidad que percibe del mundo exterior, desligada de la interpretación explicada según el razonamiento de su líder; ya que se identifica el adepto, a sí mismo, desde el punto de vista del victimario.

Es más común que una persona que ha sido víctima de algún tipo de abuso severo como el sexual; llegue a experimentar simpatía por el víctimario, podemos decir que este caso se presenta en:

  • Rehenes
  • Prisioneros de Campos de Concentración
  • Miembros de una Secta Destructiva
  • Prisioneros de Guerra
  • Prostitutas
  • Víctimas de Abuso Sexual
  • Niños Maltratados
  • Mujeres Maltratadas

Nils Bejerot, criminólogo y psicólogo que se dió a la tarea de explicar las razones que motivan a los secuestrados a defender a sus secuestradores le dio el nombre de Síndrome de Estocolmo al estado mental y emocional que desarrolla una persona que es secuestrada o capturada y queda sometida a las demandas de su captor por un período determinado de tiempo. Cuando ocurrió el robo y durante el secuestro, Nils Bejerot se encontraba colaborado como profesional con la policía y durante una entrevista, en una emisora de noticias, se refirió a la conducta de los rehenes con el nombre del síndrome. El término fue entonces adoptado por muchos psicólogos en todo el mundo. Como resultado de las investigaciones que pudo realizar, Nils Bejerot llegó a la conclusión de que existen cuatro motivos ante los cuales puede presentarse el Síndrome de Estocolmo:

  • Si el rehén siente una amenaza física o psicológica por sobrevivir, y que só lo el secuestrador puede quitar tal amenaza
  • Si el rehén siente algo de compasión por parte del secuestrador
  • Aislamiento de perspectivas aparte de las del secuestrado
  • Si el rehén siente que no hay posibilidad de escape

 

TRASTORNOS DISOCIATIVOS

Según el DSM-IV, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Desórdenes Mentales, los Trastornos Disociativos (tan comúnmente observados en los adeptos que han desarrollado el Síndrome de Adoctrinamiento Sectario) resultan de la alteración de las funciones integradoras de la conciencia, la identidad, la memoria y la percepción del entorno (con síntomas como la pérdida de memoria de eventos traumáticos, sensación de distanciamiento de los propios procesos mentales y del propio cuerpo, hasta el control del comportamiento por varios estados de personalidad sucesivos). Esta alteración puede ser repentina o gradual, transitoria o crónica. En estados extremos, el 'delirio', la ilusión o idea delirante que desarrollan estas personas puede inclusive llevarles a creer que otro ser o entidad les controla y se identifican entonces con otro nombre (seres iluminados o posesiones, etc.).

Sabemos que cualquier experiencia real o ficticia, inducida por medio de sugestiones o autosugestiones, puede ser impactante o traumática; no necesita ser cierta para no olvidarla e impactarnos fuertemente, siempre que nuestra mente consciente la asimile, incorpore y acepte como experiencia real. Según nuestra experiencia atendiendo adeptos, al desarrollar éstos percepciones alteradas sobre el mundo social, igualmente desarrollaron en cadena, miedos hacia amenazas irreales y reacciones de ansiedad que se desencadenaron posteriormente en el desarrollo de la ‘fobia social’, porque su constante rechazo y menosprecio hacia el mundo exterior les llevó a desarrollar grandes conflictos, que terminaron por transformar su visión sobre éste en la de uno totalmente amenazante. Como consecuencia, sin darse cuenta, la persona desarrolla un 'estado alterado de consciencia'. El estado alterado de consciencia es una característica destacada que se da en las personas que desarrollan el ‘Síndrome de Adoctrinamiento Sectario’. La persona provoca un desbalance mental, al controlar sus procesos de pensamiento, tratando de rechazar los pensamientos lógicos que le ayudan a interpretar la realidad del mundo exterior, según la percepción de sus sentidos. Su esfuerzo por rechazar inicialmente y luego por bloquear la función de su capacidad de razonamiento le lleva a desarrollar una auto-conciencia de sí mismo y conciencia social completamente alterada.

Imagínese qué pasaría si usted se convence de que para poder superar cualquier problema en la vida tiene que rechazar todo pensamiento que le lleve a cuestionar lo que sea contradictorio a lo que su guía personal y espiritual le dice sobre sus amigos, familiares, sobre el mundo visible y el invisible. Estaría analizándolo todo a través de la mente de su guía y se arriesgaría a desarrollar un posible delirio, si lo toma demasiado serio, si rechaza toda posibilidad o duda, por temer un grave error o peligro. En otras palabras estas personas aprenden a vivir dentro de un mundo de fantasía que resulta ser en la mayor de las ocasiones aterrador. Rechazan la realidad para sumergirse a vivir dentro de un mundo utópico. Desarrollan un verdadero delirio y toda su conducta y reacción responderá a su fantasía mental. Esto es lo que sucede con los adeptos que desarrollan el “Síndrome de Adoctrinamiento Sectario”. La persona comienza a engañar su mente, al desasociarla de la realidad exterior. Para mantenerse en un estado completamente disociativo de la realidad; para ello acuden siempre al enajenamiento social. Su ambiente controla lo que ven y escuchan. Todo material impreso o digital que pudan leer y lo que ven o escuchan por cualquier medio de comunicación tiene que estar autorizado por sus líderes sectarios. La información controlada mantiene viva su ilusión. Aprenden a sobrevivir, adaptándose a ese nuevo ambiente cargado de demandas altamente hostiles. Sin embargo, tenemos que tener cuidado con los síntomas dependientes de la cultura, puesto que la despersonalización y desrealización inducidas de forma voluntaria forman parte de las prácticas de meditación y de trance existentes en muchas religiones y culturas, y no deben confundirse con el trastorno de despersonalización. Por otro lado, no debe dejar de considerarse el que algunas prácticas y ejercicios mentales podrían ser muy peligrosas, puesto que podrían producir episodios de despersonalización, los cuales pueden ser muy breves, unos cuantos segundos o muy persistentes, durar inclusive por años. Los adeptos en las sectas son expuestos a un estilo de vida altamente estresante y de sometimiento esclavizante, que les pone a riesgo de frecuentes crímenes en contra su dignidad, tales como abuso sexual, fuertes humillaciones y castigos capaces de generar graves traumas en el individuo. Surge el trastorno de la despersonalización en respuesta y como consecuencia a acontecimientos que ponen en peligro la vida del individuo, como los que podrían experimentarse dentro de un ambiente sectario. El episodio de despersonalización podría aparecer de manera repentina durante la situación traumática. El curso del trastorno es a veces crónico, aunque marcado por remisiones y exacerbaciones. En la mayoría de las ocasiones las exacerbaciones están relacionadas con acontecimientos estresantes reales o subjetivos.

Como consecuencia de la técnica de Persuasión Coercitiva, de Reforma de Pensamiento o de Lavado de Cerebro, se va generando en el adepto una nueva personalidad que entra en competencia con su personalidad anterior. El hecho de que ambas personalidades convivan en un mismo individuo provoca el que familiares y amigos del adepto se sorprendan por la nueva e inexplicable transformación en la manera de comportarse el adepto. La transformación suele ser muy marcada al punto de parecer otra persona, un extraño en algunas situaciones y en otros momentos “es la misma persona de siempre”.

El trastorno disociativo es frecuentemente diagnosticado en adeptos y ex-adeptos de las sectas destructivas. El mismo describe la convivencia de dos personalidades en un mismo individuo, la que tenía el individuo antes de entrar en el grupo y la personalidad  desarrollada después de entrar al grupo sectario, la cual se desarrolla como resultado del sometimiento a las técnicas de manipulación psicológica.

En el individuo se va desarrollando lo que se conoce como la instauración definitiva de la dependencia, lo que se conoce con el nombre de secta dependencia, pero es una dependencia inducida por el líder, a través de múltiples 'técnicas de persuasión coercitiva', tales como la ‘presión grupal’, el desarrollo de ‘estados alterados de consciencia’ y la ‘indefensión aprendida’. Es el mismo tipo de dependencia que desarrollan las víctimas de violencia doméstica hacia su victimario.

Quien ha tenido la experiencia de haber participado de una secta sabe que el ambiente social dentro de ella es altamente hostil. La hostilidad no produce relajación alguna, ni alivia en lo absoluto el estrés; más bien lo genera. Estudios científicos han demostrado que la activación excesiva de neuroendocrinas, las que se encuentran en el axis o eje hipotálamo-pituitario–adrenal (HPA), el locus ceruleus y en el sistema límbico, se mantienen estables en los individuos que gozan de un ambiente social protegido. En estas personas los efectos del estrés en general son menores, especialmente el estrés de origen social. Lo contrario ocurre en las personas expuestas a ambientes hostiles.

Debido a que las hormonas que activan el estrés se encuentran en el cerebro reptil o primitivo, los animales y reptiles también pueden sufrir de altos niveles de estrés. Un estudio dirigido por el Dr. Svante Winberg, biólogo del Departamento de Fisiología Comparativa de la Universidad Uppsala de Suecia, demostró que los peces que eran sometidos a amenazas constantes de otros peces más fuertes y dominantes, registraban una activación excesiva de las neuroendocrinas del eje HPA, debido a que aumentaban los niveles de las hormonas que generaban en ellos el estrés (Winberg S, Øverli Ø, Lepage O (2001). Estudios científicos señalan que el modelo utilizado para este estudio, el de "Derrota Social" guarda un fuerte paralelo con los seres humanos que sufren del rechazo y de la burla (del "bullying") dentro de un grupo, al ser estos los subordinados.

Otro estudio realizado también en el año 2001, por Kaj Bjorkqvist, profesor de la Universidad de Turku, en Finlandia y Presidente de la Sociedad Internacional para la Investigación sobre la Agresión, encontró que los seres humanos que tienen que lidiar con ambientes hostiles, en los que peligran sus posesiones, dinero, carecen y tienen que luchar por una posición social de prestigio dentro de un grupo, y otras carencias, suelen experimentar lo mismo que experimentan quienes fueron maltratados dentro de una secta, síntomas como baja autoestima (debido al maltrato del grupo), sentimientos de depresión (por falta de reconocimiento a sus esfuerzos), retraimiento o aislamiento social, la ansiedad (debido a un entorno amenazador) , e inclusive una gran cantidad de efectos fisiológicamente medibles, tales como un notable incremento en sus niveles de corticosterona, y un cambio notable en la activación simpática dentro del sistema nervioso autónomo.

La subordinación por "derrota social" provoca estrés crónico tanto en animales como en seres humanos. La 'derrota social' tiene la capacidad de provocar cambios significativos en el comportamiento, en el funcionamiento del cerebro, en la fisiología, cambios en los neurotransmisores y en la liberación de hormonales, y por lo tanto, termina afectando la salud.

Estudios científicos realizados tanto en animales y como en seres humanos han demostrado que el entorno social tiene el potencial de generar altos niveles de estrés. Este hecho parece ser especialmente cierto en el caso del estrés social, como el que puede provocar lo que hemos explicado anteriormente sobre la "derrota social". (Bjorkqvist, K (2001). Las personas quedan mentalmente atrapadas en las sectas, pero no se quedan en ellas o cuando salen buscan otra como resultado de una adicción hacia algo placentero, ya sea por gusto o complacencia, sino como consecuencia de la culpa y de la 'disonancia cognoscitiva' (desarmonía interna al no ser consistente con lo que creen que deben hacer) que sienten, al seguir creyendo en la doctrina aprendida, aún cuando salieron de la secta, y al no cumplir con las órdenes que aún no desestiman. Estando dentro de una secta se asimilan órdenes tales como no abandonar el grupo, tengo que ser fiel y obediente, y no puedo fallar en la fe. Las órdenes asimiladas estando en la secta seguirán controlándoles a menos de que las identifiquen y analicen conscientemente para desautorizarlas y descartarlas. De no hacerlo, estas órdenes seguirán controlándoles, aún así hayan salido de las secta.

Las víctimas de maltrato dentro de las sectas destructivas sufren muchísimo, porque quedan desarmadas de sus destrezas sociales e inseguras de sus capacidad para tomar decisiones independientes inteligentes, cuando quedan totalmente persuadidas de que únicamente pueden confiar en su líder, quien desea su bien y sabe qué es lo más que les conviene. Para evitar castigos, fracaso y error, todo debe ser dirigido y aprobado por él, su autoridad. La dependencia que desarrolla la víctima de maltrato dentro de una secta destructiva responde totalmente a su necesidad de evitar el dolor de los castigos, el menosprecio, las humillaciones o la vergüenza de una expulsión; y no como resultado de adicción alguna al placer de pertenencer a un grupo poderoso. Las sectas generan ansiedad, terror, culpa y mucho sufrimiento; para nada ofrecen alicientes que alivien el dolor humano, en todo caso lo intensifican para poder controlar a la persona. Es miedo y terror al grupo, lo que realmente les controla. El placer de satisfacer profundas necesidades de poder es lo que exactamente experimenta cualquier megalómano líder sectario. Sin embargo, aunque la mayoría de los miembros adeptos de una secta son víctimas, también dentro de ella el líder puede entrenar a un grupo predilecto de victimarios, con capacidad de hacer muchísimo daño. El líder suele ofrecer y prometer posiciones de autoridad sometidas a sus caprichos, pero cargadas de poder y privilegios sobre el resto de los adeptos. Las personas que buscan y alcanzan esas posiciones gozan de cierta complacencia, respeto, admiración y estima reconocida por el líder, pero generalmente no dejan de ser posiciones que ofrecen el mismo nivel de respeto, reconocimiento y estima que recibimos todos dentro de nuestra sociedad. La realidad es que dentro de una secta es extremadamente hostil el ambiente que castra la libertad del adepto. La hostilidad incrementa en el adepto la necesidad que siente de satisfacer los caprichos y órdenes del líder. Tal necesidad irá afectando toda la vida, forma de pensar y valores humanos del adepto, reproduciéndose en él una personalidad totalmente afectada y dominada por una clara necesidad de supervivencia. Tendrá problemas de adaptación al mundo fuera de la secta, por lo que optará por ignorar y negar cualquier el daño ocasionado a los seres queridos que no pertenezcan a la secta. Parecerá que se convirtió en una persona distinta, con otras ideas, forma de actuar y en algunos casos cambian hasta su forma de vestir. Se vuelven también controversiales, entrando en grandes conflictos por defender las creencias de su grupo; y para sentirse bien y en paz consigo mismo, aceptará la justificación inducida de que se está superando y convirtiendo en un ser superior, y en una mejor persona. Dentro de este nuevo estado mental aparece el proceso de regresión y de infantilización, generado mediante el bloqueo del sistema de razonamiento y la anulación de la toma de decisiones individuales. La capacidad de razonamiento y la mentalidad del adepto quedan significativamente afectadas. El acaba pensando y razonando u obedeciendo como un niño. En algunos casos, incluso cambian los rasgos físicos de la cara de los adeptos, luciendo ingenuos y aniñados. El adepto es despojado de todo tipo de responsabilidad, está obligado a darle cuentas a su líder; tiene que obedecer y hacer lo que le manda y nada más. Desarrollan frases repetitivas que internalizan tales como: "El que obedece no se equivoca", desarrollan términos exclusivos con mensajes subliminales que les ayudan a controlar sus conductas y respuesta, que repiten, constituyendo así un nuevo lenguaje típico en la secta. El adepto será incapaz de tomar cualquier decisión sin contar con la autorización de su autoridad, porque su deber y mayor responsabilidad moral es obedecer.  El desarrollo de la personalidad individual y única ha quedado devaluada.

A través de las técnicas de persuasión coercitiva se logra aumentar significativamente en el adepto el aspecto emocional y se logra disminuir al máximo su capacidad de razonamiento o crítica. El adepto no debe pensar ni razonar por sí mismo, tan solo obedecer sin objetar, estar deacuerdo o entender; y mucho menos debe discrepar o llevarle la contraria al líder del grupo. Las técnicas de persuasión coercitiva son más eficaces cuando están acompañadas por reglas estrictas, sacrificios corporales y especialmente sometiendo a los adeptos a prácticas, ejercicios y tácticas productoras de ansiedad y tensión sobre un período continuo de tiempo.

Tal estado mental de sumisión y obediencia ciega al líder sectario puede conseguirse debilitando significativamente la energía física de los adeptos y sus defensas psíquicas al mayor grado posible.  La capacidad de razonamiento quedará reducida, así no se da cuenta de lo que le sucede y queda incapacitado para de impedir o detener lo que le están haciendo. Por tal razón, forman parte del programa de una organización sectaria las estrictas dietas y/o ayunos; en adición al excesivo trabajo diario impuesto, las pocas horas de sueño, las extensas charlas, sesiones de meditación o de oración, los trabajos repetitivos y el estar por horas cansando el organismo con la misma postura, sentados o parados. (Ver los tipos de técnicas de persuasión coercitiva comúnmente utilizadas por los líderes sectarios)

Al adepto cada vez le va siendo más difícil razonar coherentemente, como lo hacía antes de su ingreso en la secta destructiva debido a la presión psicológica, al estrés y tensión continua, a la escasa y mala alimentación, al aislamiento parcial o total con el mundo ajeno a la secta, a la adquisición de un nuevo "lenguaje" dentro del grupo sectario, al cansancio físico, a la incapacidad de tomar decisiones, la manipulación emocional, y a la disminución y el control del razonamiento.

En la mayoría de los casos el adepto desarrolla una seria y gran dificultad para desenvolverse independientemente de las directrices del grupo. Los individuos quedan incapacitados para mantenerse mentalmente separados del grupo y quedan completamente incapacitados para evaluar su conducta o sus sentimientos de modo independiente a la doctrina o las normas del grupo.

Los trastornos mencionados en el DSM-IV que podrían suscitarse más fácilmente en los adeptos son los siguientes:

  1. Trastornos Disociativos
  2. Trastornos de Ansieda
  3. Trastorno Somatoforme (Somatomorfo; molestias fisiológicas sin aparente explicación; no hay evidencia de enfermedad orgánica o sustancia)
  4. Trastornos del Estado de Animo (inducidos por hipnosis, por substancias y no especificado)

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud recomienda el uso del Sistema Internacional denominado CIE-10 y recoge en una sola categoría a los Trastornos de Ansiedad con los Somatomorfos, llamándola “Trastornos Neuróticos, Secundarios a Situaciones Estresantes y Somatomorfo”. A los Trastornos Disociativos, los clasifica como “F44 Trastornos Disociativos (de conversión)” y a los Trastornos del Estado de Animo los clasifica bajo la categoría “F30-39 Trastornos del Humor (Afectivos)”. El término "conversión" que le añade a los Tratornos Disociativos implica que se suscitan sentimientos no satisfactorios originados por los problemas y conflictos que el enfermo no puede resolver y se transforman de alguna manera en síntomas.

Los ‘estados o trastornos disociativos’ que pueden desarrollar las personas expuestas a períodos de prolongada e intensa persusasión coercitiva (p. ej., lavados de cerebro, modificación del pensamiento o indoctrinación en sujetos cautivos) son varios; entre estos los más comúnmente explicados por los ex-adeptos que atendemos son el 'Trastorno de Despersonalización' y el 'Trastorno Disociativo No Especificado'. El 'Trastorno de Identidad Disociativo' y la 'Amnesia Disociativa' son los menos comunes, pero su manifestación pueden ser provocadas en individuos con la predisposición o en víctimas de experiencias altamente traumáticas o estresantes.

Todos los ex-adeptos que han sufrido graves consecuencias, como resultado de haber sido miembros de sectas destructivas, manifiestan haberse valido de un 'mecanismo de represión mental' que rechaza el pensamiento lógico y la realidad del mundo exterior, manteniendo fuera de la conciencia toda información analítica. El patrón de conducta que relatan algunos ex-adeptos de sectas destructivas, dentro de la cual practicaban el desconectarse de la realidad para recordar sus vidas anteriores, reportan haber utilizado métodos de meditación o alucinógenos. Tal estado de conciencia era auto-inducido persiguiendo el fin de que un espíritu, poder, deidad o alma especial tomase control de su cuerpo, para poder cumplir su importante misión, ya fuese asignada por Dios, el Cosmos Universal o por espíritus superiores. Algunos practicantes de estas técnicas que han salido de estas sectas reportan que debido a su obsesión se mantenían en un estado de total negación hacia toda información percibida del mundo externo; tan solo aceptaban lo que les era transmitido por sus directores sectarios. Estas personas reportan no tener historial alguno que cumpla con los criterios del diagnóstico de la 'esquizofrenia'. Aunque algunos recurren a alucinógenos, la mayoría logran este estado, sin tener que incurrir a la intoxicación con alcohol o con drogas. Los ex-adeptos que hemos atendido manifiestan haber experimentado un estado alterado de consciencia debido a la sugestión, reportando que experimentaba olvidar detalles específicos de lo que hacía cuando otro ser tomaba control de sí. Este tipo de experiencias es mayormente manifestado por personas que han entrado en sectas que promueven la doctrina de George Ivanovich Gurdjieffel, un esotérico muy renombrado entre diversos movimientos sectarios y categoriza a las personas según siete niveles de perfección, dentro de los cuales tan solo los que se encuentran en un nivel cuarto o superior, son los que logran desprenderse de sus sentimientos y emociones. El presenta su escala como un medio para alcanzar un estado de integración perfecta entre la consciencia intelectual, sentimental y física y quien pasa al quinto nivel se convierte en un observador de sí mismo, en un testigo.

Trastorno Disociativo- "F48.1 Trastorno de Despersonalización [300.6]" - La característica esencial de este trastorno consiste en la presencia de episodios persistentes o recidivantes de despersonalización, caracterizados por la sensación de extrañeza o distanciamiento de uno mismo:

  1. Experiencias persistentes o recurrentes de distanciamiento o de ser un observador externo de los propios procesos mentales o del cuerpo (p. ej., sentirse como si se estuviera en un sueño).
  2. Durante el episodio de despersonalización, el sentido de la realidad permanece intacto.
  3. La despersonalización provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  4. El episodio de despersonalización aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental como la esquizofrenia, los trastornos de ansiedad, el trastorno por estrés agudo u otro trastorno disociativo, y no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica (p. ej., epilepsia del lóbulo temporal).

En el trastorno de despersonalización, el síntoma principal es la despersonalización, aunque también abarca la desrealización. En la despersonalización la perturbación ocurre en la 'percepción de uno mismo'; en la desrealización la alteración ocurre en la 'percepción del exterior'. El individuo se siente como si fuera un autómata o estuviera viviendo en un sueño o en una película. Puede existir la sensación de ser un observador externo de los procesos mentales, del propio cuerpo o de una parte de él. Asimismo, hay diversos tipos de anestesia sensorial, ausencia de respuesta afectiva y sensación de pérdida de control de los propios actos (incluido el habla). En enfermo con trastorno de despersonalización mantiene intacto el sentido de la realidad (p. ej., es consciente de que se trata sólo de una sensación y de que no es un autómata)

La despersonalización es una experiencia común, su diagnóstico debe realizarse sólo cuando la sintomatología sea lo suficientemente grave como para provocar malestar o deterioro de la actividad normal de la persona

En el caso de los adeptos, debido a las técnicas de persuasión, su condición mental pasa por desapercibida y como resultado se adaptan y ajustan al trastorno de la despersonalización que desarrollan, más bien bloquean su impacto. La sensación no se convierte en amenazante, sino en motivante, puesto que son convencidos de que a pesar de los muchos conflictos sociales y personales que enfrentan, están avanzando en lo espiritual y/o personal. La excusa del 'enemigo común' que tienen siempre que enfrentar con los 'del mundo' que no son parte de la secta, logra sugestionarles siempre con un falso sentido de seguridad. Suelen ignorar su condición, a pesar de la constante ansiedad que experimentan. Sin embargo, hemos atendido casos de personas que han expresado haber sentido intenso temor de volverse locas, de extrañar las percepciones y de cuestionarlo todo en silencio. Como en todos los casos de personas que sufren del 'Trastorno de la Despersonalización', la angustia mental les impide concentrarse bien en el trabajo o en las rutinas de la vida diaria. Algunos casos dan testimonio de haberse vuelto momentáneamente inválidas, reportando haber experimentado episodios de inmovilidad pasajera, mientras cuestionaban su sentido de alejamiento de sí mismas y del mundo, momentaneamente experimentaron una especie de catatonia, al momento de actuar o de tomar decisiones.

Debido a que la despersonalización puede darse en muchos otros trastornos mentales, no se debe realizar un diagnóstico de trastorno de despersonalización si la alteración aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental (p. ej., esquizofrenia, trastornos de angustia, trastorno por estrés agudo u otro trastorno disociativo). Además, este trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a una enfermedad médica.

Durante el episodio de despersonalización, el sentido de la realidad permanece intacto; pero la ‘despersonalización’ provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Obviamente estas manifestaciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica (p. ej., epilepsia del lóbulo temporal); sino a la sugestión provocada por la necesidad que sienten de superarse psíquica y espiritualmente. Los adeptos dentro de las sectas sufren de gran ansiedad producida por la constante presión social que sobre ellos ejerce el líder, respaldado por su grupo sectario.

"F44.3 Trastorno Disociativo de Trance o Posesión" [Apéndice B, página 743 del DSM-IV TR] En el DSM-IV los individuos que cumplen estos criterios de investigación reciben el diagnóstico de trastorno disociativo no especificado. Este diagnóstico de trastorno disociativo de trance no debe establecerse si el estado de trance se considera secundario a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica (en cuyo caso el diagnóstico apropiado sería trastorno mental no especificado debido a enfermedad médica o de una sustancia (en cuyo caso el diagnóstico sería trastorno relacionado con sustancias no especificado). La característica predominante de este trastorno es un síntoma disociativo (alteración de las funciones, por lo general concatenadas  de la conciencia, memoria, identidad y la percepción del entorno) que no cumple con los criterios para el diagnóstico del trastorno disociativo específico. Son los individuos que durante su estadía en la secta experimentaban con frecuencia el trance milagroso y los síntomas de ‘posesión’. Ellos explican que espíritus y seres ajenos entraron en sus cuerpos y tomaron posesión de ellos, controlando todos sus actos. El ‘mecanismo disociativo’ en estos trastornos se caracteriza por inhibir la integración de la percepción, memoria y la identidad. Los síntomas del estado de trance patológico podrían verse reforzados o disminuidos dependiendo de estímulos ambientales y manipulaciones de otros individuos. Los agentes que realizan presumiblemente la posesión son usualmente espíritus naturales (p. ej., espíritus de la muerte, entidades sobrenaturales, dioses, demonios) que a menudo presentan exigencias o demuestran animosidad. Es muy típico que los individuos que sufren estos estados patológicos de posesión encarnen a un número limitado de agentes (uno a cinco) de una forma secuencial y no simultánea. Entre las complicaciones de este trastorno cabe citar intentos de suicidio, automutilaciones y accidentes. Hay autores que también hablan de muerte súbita, quizá debida a arritmias cardíacas. Los síntomas del estado de trance (p. ej., audición o visión de entes espirituales y hallarse controlado o influido por otros individuos) pueden confundirse con las alucinaciones y los delirios de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos o un trastorno psicótico breve. Los estados de trance también pueden diferenciarse con arreglo a su congruencia cultural, su breve duración y la ausencia de síntomas característicos de estos trastornos. El trastorno de identidad disociativo se diferencia de los síntomas típicos de los estados de trance y posesión por el hecho de que en estos últimos los individuos describen de forma característica espíritus o entidades externas que han invadido sus cuerpos para dominarlos. Los siguientes ejemplos incluyen:
  1. Cuadros clínicos similares al trastorno de identidad disociativo que no cumplen todos los criterios para este trastorno. Los ejemplos incluyen los cuadros en los que a) no aparecen dos o más estados de identidad distintos, o b) no existe amnesia de alguna información personal importante.
  2. Presencia, en adultos, de desrealización no acompañada de despersonalización
  3. Estados disociativos que pueden presentarse en individuos que han estado sometidos a períodos de prolongada e intensa persusasión coercitiva (p. ej., lavados de cerebro, modificación del pensamiento o adoctrinación en sujetos cautivos
  4. Trastorno disociativo de trance: alteraciones únicas o episódicas de la conciencia, identidad o memoria propias de ciertos lugares y culturas concretas. Los trances disociativos consisten en una alteración de la conciencia con respuesta disminuida al entorno, o en comportamientos o movimientos estereotipados que se encuentran fuera del control de la persona. El trance de posesión consiste en la sustitución de la identidad personal por otra, atribuida a la influencia de un espíritu, poder, deidad u otra persona, y se encuentra asociado a movimientos estereotipados de tipo involuntario o a amnesia. Los ejemplos incluyen: amok (Indonesia), bebainan (Indonesia), latah (malasia), pibloktoq (Ártico), ataque de nervios (América Latina) y posesión (India). Este trastorno forma parte de prácticas re ligiosas o culturales ampliamente aceptadas en la población (v. pág. 743 para los criterios de investigación).
  5. Pérdida de conciencia, estupor o coma, no atribuibles a una enfermedad médica.
  6. Pérdida de Ganser: en este trastorno el individuo da respuestas aproximadas a las preguntas (p. ej., 2 y 2 suman 5), y no hay asociación con amnesia disociativa o fuga disociativa

Ejemplo de víctima de secta con el 'Trastorno Disociativo Por Trance':


"F44.81 Trastorno de Identidad Disociativo [300.14]" (antes personalidad múltiple) - La característica esencial de este trastorno es la existencia de dos o más identidades o estados de la persnalidad.  Puede presentarse, aunque no muy a menudo, de manera repentina. Las características diagnósticas son las siguientes:

  1. Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo).
  2. Al menos dos de estas identidades o estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento del individuo.
  3. Incapacidad para recordar información personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario.
  4. El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., comportamiento automático o caótico por intoxicación alcohólica) o a una enfermedad médica (p. ej., crisis parciales complejas).

Nota: En los niños los síntomas no deben confundirse con juego fantasiosos o compañeros de juego imaginarios. El trastorno de identidad disociativo refleja un fracaso en la integración de varios aspectos de la identidad, la memoria y la conciencia. Cada personalidad se vive como una historia personal, una imagen, una identidad e incluso un nombre distintos. Generalmente hay una identidad primaria con el nombre del individuo, que es pasiva, dependiente, culpable y depresiva. Las identidades alternantes poseen habitualmente diferentes nombres y rasgos que contrastan con la identidad primaria (p. ej., son hostiles, dominantes y autodestructivas). En circunstancias muy concretas el individuo puede asumir determinadas identidades, que podrían diferir en edad, sexo, vocabulario, conocimientos generales y estado de ánimo. Las identidades alternantes se presentan como si se controlaran secuencialmente, una a expensas de la otra, pudiendo negar el conocimiento entre ellas, ser críticas unas con otras e incluso entrar en conflicto abierto. Ocasionalmente, una o algunas de las identidades más poderosas pueden planificar el tiempo ocupado por las otras. Algunas veces, las identidades hostiles o agresivas pueden interrumpir las actividades o colocar las otras en situaciones desagradables. Presentan frecuentemente lapsos de memoria que afectan a su historia personal; estos lapsos pueden ser de memoria remota o de memoria reciente. Las identidades más pasivas tienden a mostrar recuerdos más limitados, mientras que las más hostiles controladoras y «protectoras» son capaces de recuerdos más completos. Una identidad que no esté actuando puede llegar a la conciencia (mediante alucinaciones visuales y auditivas; p. ej., una voz que da instrucciones). Familiares y amigos pueden dar fe de la amnesia del individuo por comportamientos observados o la persona misma por sus propios descubrimientos (p. ej., encuentra algo que no recuerda haber comprado). Son las víctimas que generalmente expresan haber padecido abusos físicos y sexuales. Son mayormente personas más vulnerables a ser hipnotizadas y especialmente vulnerables a todo lo que puede provocar sugestión.

Parte de los ejercicios comúnmente practicado en las sectas destructivas llevan al  individio a desarrollar el delirio de sobrenaturalidad e insensibilidad hacia el dolor; muestran capacidades poco habituales para soportar el dolor u otros síntomas físicos. Obtienen puntuaciones altas en los tests de hipnotizabilidad y de capacidad disociativa. En los diversos estados de identidad se han descrito alteraciones de las funciones fisiológicas (p. ej., diferencias en la agudeza visual y en la tolerancia al dolor, síntomas propios del asma, sensibilidad a los alergenos y respuesta de la glucosa a la insulina). Se ha sugerido que la alta incidencia de este trastorno en Estados Unidos indica que se trata de una enfermedad ligada a la cultura.

"F44.0 Amnesia disociativa [300.12]" (antes amnesia psicógena)- Se caracteriza por una incapacidad para recordar información personal importante, generalmente de naturaleza traumática o estresante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario. La persona no puede recordar acontecimientos completos de su vida. Son experiencias relacionadas a acontecimientos traumáticos o situaciones muy estresantes, tras ocurrir el evento. Algunas personas presentan este tipo de amnesia en episodios de automutilación, de explosión de violencia o de intentos de suicidio:

  1. En este trastorno se produce una alteración reversible de la memoria que impide al paciente recordar verbalmente experiencias previas (o que, en el caso de recordarlas temporalmente, no pueden retenerse por completo en la conciencia). La alteración no se presenta exclusivamente en el transcurso de un trastorno de identidad disociativo, de la fuga disociativa, el trastorno por estrés postraumático o el trastorno por estrés agudo, y no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia o a otra enfermedad neurológica o médica
  2.  Los síntomas deben provocar malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otro tipo
  3.  La amnesia disociativa consiste, la mayor parte de las veces, en uno.

"F44.9 Trastorno Disociativo No especificado” [Código DSM-IV-TR 300.15] - Es el que se utiliza para todas aquellas formas de disociación patológica que no cumplen los criterios diagnósticos de ninguno de los trastornos disociativos de la despersonalización, amnesia o fuga disociativa o de identidad disociativo.

TRASTORNOS ADAPTATIVOS

Los trastornos adaptativos son codificados según el subtipo, que se selecciona de acuerdo con los síntomas predominantes. El estresante específico puede señalarse en el Eje IV.
  • F43.20 Con estado de ánimo depresivo [309.0]
  • F43.28 Con ansiedad [309.24]
  • F43.22 Mixto, con ansiedad y estado de ánimo depresivo [309.28]
  • F43.24 Con trastorno de comportamiento [309.3]
  • F43.25 Con alteración mixta de las emociones y el comportamiento [309.4]
  • F43.9 No especificado [309.9]
*Criterios para el diagnóstico de trastornos adaptativos:
  1. La aparición de síntomas emocionales o comportamentales en respuesta a un estresante identificable tiene lugar dentro de los 3 meses siguientes a la presencia del estresante.
  2. Estos síntomas o comportamientos se expresan, clínicamente del siguiente modo:
    1. malestar mayor de lo esperable en respuesta al estresante
    2. deterioro significativo de la actividad social o laboral (o académica)
  1. La alteración relacionada con el estrés no cumple los criterios para otro trastorno específico y no constituye una simple exacerbación de un trastorno preexistente.
  2. Los síntomas no responden a una reacción de duelo.
  3. Una vez ha cesado el estresante (o sus consecuencias), los síntomas no persisten más de 6 meses.
Especificar si es:
  • Agudo: si la alteración dura menos de 6 meses.
  • Crónico: si la alteración dura 6 meses o más.

Otros Trastornos Psicóticos

Trastorno Psicótico Compartido (Folie a deux) (DSM-IV sección 297.3)- El DSM-IV TR lo clasifica dentro de la quinta categoría general de 'Otros Trastornos Psicóticos'. Se le conoce también con el nombre de “Trastorno Delirante Inducido”. La característica esencial de este trastorno consiste en una idea delirante que desarrolla una persona o un grupo de personas que se expone y mantiene una relación con una persona que padece un trastorno psicótico con ideas delirantes.

La persona, o grupo que mantiene esta relación, pasa a compartir parcial o totalmente las creencias delirantes del sujeto que inicialmente padece los trastornos.

La idea delirante no debe explicarse mejor por la presencia de otro trastorno psicótico (como por ejemplo, esquizofrenia) ni de un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos y no es debido a los efectos de alguna sustancia o enfermedad médica.

El contenido de las creencias delirantes compartidas dependerá del diagnóstico de los trastornos de la persona primaria con ideas delirantes. Normalmente, ésto sucede cuando el primer caso es el dominante en la relación y cuando gradualmente se va imponiendo el trastorno en la otra persona o en el grupo.

Aunque lo más común es que este trastorno se dé entre dos personas, puede ocurrir que este trastorno se presente en un número mayor de individuos, donde un grupo significativo de personas llegan a compartir el mismo trastorno psicótico. Si la relación de la persona o la relación de cada persona dentro del grupo interrumpe su relación con cualquier persona que padezca el trastorno psicótico, la psicosis compartida disminuirá e incluso podrá llegar a cesar.

Hay poca información acerca de la prevalencia de este trastorno, ya que la mayoría de estos casos pasan desapercibidos; sin embargo, algunos datos sugieren que este trastorno tiene una mayor prevalencia en las mujeres. Es raro que los adeptos que padecen este trastorno busquen ayuda profesional.

Este trastorno sólo se diagnostica cuando dichas ideas delirantes no son el resultado de los efectos de ninguna sustancia o enfermedad médica.

La estrecha relación con la persona que originalmente padece el trastorno psicótico con ideas delirantes y la similitud entre las ideas del grupo o el sujeto secundario con las ideas de la persona que padece el trastorno psicótico inicial, es la característica más determinante del trastorno. Lo común es que una vez el sujeto o grupo afectado se separa del sujeto con el trastorno psicótico inicial, la psicosis compartida desaparece con el tiempo. En casos muy raros, puede ocurrir que las ideas delirantes no desaparezcan.

Según el DSM-IV, sección 297.3, se diagnostica el trastorno cuando:

  • Se desarrolla una idea delirante en un sujeto en el contexto de una relación estrecha con otra(s) persona(s) que ya tiene(n) una idea delirante establecida.

  • La idea delirante es parecida en su contenido a la de la persona que ya tenía la idea delirante.

  • La alteración no se explica mejor por la presencia de otro trastorno psicótico (p. ej., esquizofrenia) o de un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, y no es debido a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) o a una enfermedad médica.
     

Trastornos de Ansiedad

F43.0 CIE-10 -Trastorno por Estrés Agudo- DSM-IV 308.3. El DSM-IV lo clasifica dentro de la séptima categoría general de 'Trastornos de Ansiedad'. Los criterios para su diagnóstico son los siguientes:

  1. La persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático en el que han existido 1 y 2:
    1. la persona ha experimentado, presenciado o le han explicado uno (o más) acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás
    2. la persona ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intensos
  1. Durante o después del acontecimiento traumático, el individuo presenta tres (o más) de los siguientes síntomas disociativos:
    1. sensación subjetiva de embotamiento, desapego o ausencia de reactividad emocional
    2. reducción del conocimiento de su entorno (p. ej., estar aturdido)
    3. desrealización
    4. despersonalización
    5. amnesia disociativa (p. ej., incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma)
  1. El acontecimiento traumático es reexperimentado persistentemente en al menos una de estas formas: imágenes, pensamientos, sueños, ilusiones, episodios de flashback recurrentes o sensación de estar reviviendo la experiencia, y malestar al exponerse a objetos o situaciones que recuerdan el acontecimiento traumático.
  2. Evitación acusada de estímulos que recuerdan el trauma (p. ej., pensamientos, sentimientos, conversaciones, actividades, lugares, personas).
  3. Síntomas acusados de ansiedad o aumento de la activación (arousal) (p. ej., dificultades para dormir, irritabilidad, mala concentración, hipervigilancia, respuestas exageradas de sobresalto, inquietud motora).
  4. Estas alteraciones provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo, o interfieren de forma notable con su capacidad para llevar a cabo tareas indispensables, por ejemplo, obtener la ayuda o los recursos humanos necesarios explicando el acontecimiento traumático a los miembros de su familia.
  5. Estas alteraciones duran un mínimo de 2 días y un máximo de 4 semanas, y aparecen en el primer mes que sigue al acontecimiento traumático.
  6. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica, no se explican mejor por la presencia de un trastorno psicótico breve.
     

Trastorno de Ansiedad Generalizada (DSM-IV sección 300.02) - Algunos adeptos han experimentado ansiedad cuando tratan de meditar durante algún ejercicio mental, algún rito y/o programas de meditación. Estas personas llegan a experimentar disociación, y responden con ansiedad cuando tratan de entrar en relajación. Dentro de la secta han desarrollado mucha inconsistencia, optan por ignorar sus conflictos cognitivos. El distanciamiento o la desconexión parece ser la estrategia de afrontamiento elegida principalmente entre los sujetos inclinados a padecer de ansiedad inducida por la relajación (Kareaga, 2002). Enfrentar sus conflictos les provoca ansiedad. Los sujetos con altos niveles de estrés psicológico, en forma de somatizaciones, ansiedad interpersonal, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, hostilidad, fobias, e ideaciones paranoides manifiestan sentirse más cómodos y más relajados cuando están solos, aislados de familiares y conocidos, distanciándose del mundo. Estos mismos sujetos reaccionan haciendo uso de varios "Mecanismos de Defensa del Yo", como el de la 'Disociación' y la 'Negación', cuando enfrentan los problemas fuera de las sesiones de relajación.

Síntomas o características del cuadro clínico:
  1. Ansiedad y preocupación excesivas (expectación aprensiva) sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar), que se prolongan más de 6 meses.

  2. Al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.

  3. La ansiedad y preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (algunos de los cuales han persistido más de 6 meses). Nota: En los niños sólo se requiere uno de estos síntomas:

    1. inquietud o impaciencia

    2. fatigabilidad fácil

    3. dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco

    4. irritabilidad

    5. tensión muscular

    6. alteraciones del sueño (dificultad para conciliar o mantener el sueño, o sensación al  despertarse de sueño no reparador)

  4. El centro de la ansiedad y de la preocupación no se limita a los síntomas de un trastorno; por ejemplo, la ansiedad o preocupación no hacen referencia a la posibilidad de presentar una crisis de angustia (como en el trastorno de angustia), pasarlo mal en público (como en la fobia social), contraer una enfermedad (como en el trastorno obsesivo-compulsivo), estar lejos de casa o de los seres queridos (como en el trastorno de ansiedad por separación), engordar (como en la anorexia nerviosa), tener quejas de múltiples síntomas físicos (como en el trastorno de somatización) o padecer una enfermedad grave (como en la hipocondría), y la ansiedad y la preocupación no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno por estrés postraumático..

  5. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

  6. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica (p. ej., hipertiroidismo) y no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno psicótico o un trastorno generalizado del desarrollo.


Trastornos de Estado de Animo

Trastornos del Estado de Animo es la sexta categoría general que utiliza el DSM-IV TR para clasificar los trastornos mentales. La Depresión Mayor, es una enfermedad mental grave caracterizada por la alteración del estado de ánimo acompañada de otros síntomas. Esto explica  el que el Trastorno Depresivo Mayor Unico y Recidivante estén identificados dentro del DSM-IV bajo la categoría mayor 'Trastornos del Estado de Animo'. La única diferencia entre ambos trastornos es cuestión de incidencia.

  1. Trastorno Depresivo Mayor Unico  (DSM-IV sección 296.2) - Se caracteriza por un episodio único depresivo mayor.
  2. Trastorno Depresivo Mayor Recidivante (DSM-IV sección 296.3) - Se caracteriza por la presencia de dos o más episodios depresivos mayores. Para ser considerados episodios separados, tiene que haber un intérvalo entre ambos de al menos 2 meses seguidos en los que no se cumplen los criterios para un episodio depresivo mayor.

Según la doctora en psiquiatría Liliana Miranda, cuando existen cinco o más de los síntomas que citamos a continuación durante más de dos semanas, o si cualquiera de estos problemas interfiere con la vida diaria, es necesario plantearle el problema al médico que será quien establezca el diagnóstico de depresión e iniciará el tratamiento que mejor se adapte a cada caso.

  • Estado de ánimo triste, melancólico o llanto frecuente.
  • Cambios repentinos en el apetito o en el peso.
  • Problemas con el sueño (dormir mucho o poco).
  • Irritabilidad, ansiedad, inquietud o mal humor.
  • Pérdida de energía.
  • Sensación de culpa o baja autoestima.
  • Dificultad para concentrase o indecisión.
  • Incapacidad para disfrutar de las cosas y rechazo al contacto social.
  • Pensamientos repetidos de muerte o suicidio.

Cualquiera de nosotros experimenta a lo largo de la vida algunos momentos de tristeza, ansiedad o baja autoestima, problemas que son bien diferentes a una Depresión Mayor porque esta causa serios problemas de pensamiento, comportamineto, estado anímico y actividades en la persona. Más de la mitad de las personas que sufren depresión seguirán teniendo episodios hasta una o dos veces al año, si no reciben tratamiento. Sin tratamiento, una persona con depresión puede llegar al suicidio.

Se sabe que en los sujetos deprimidos existe una alteración de algunos neurotransmisores cerebrales. Estos son las sustancias químicas que las neuronas utilizan para comunicarse entre sí y son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. A su vez este desbalance químico que lleva a la Depresión Mayor puede ser precipitado por algún estrés severo que este afectando a la persona, como por ejemplo haber sufrido de experiencias maltratantes y traumáticas, dentro y fuera de un grupo sectario, abuso sexual, humillaciones severas y continuas, o un divorcio, como producto de adicción a drogas o alcohol, o debido a la pérdida de algún ser querido.

El peligro al cual se enfrentan las personas que caen presas dentro de una secta incluye también las consecuencias a las que se exponen al dejar la misma. El miembro que logra dejar una secta destructiva, puede experimentar nuevamente cierto grado de depresión, aislamiento, sentimientos de culpa y temor. Estos sentimineto podrían ser algo pasajero, pero en algunos casos se pueden convertir en un Desorden de Depresión Mayor.

Aunque la Depresión Mayor puede ser una enfermedad devastadora, por lo general responde muy bien al tratamiento. Hay muchos tratamientos disponibles, pero el más adecuado depende de cada persona y de la severidad de la enfermedad. La meta al tratar una Depresión Mayor es que la persona pueda reanudar sus actividades diarias normales y sentirse bien nuevamente.

Existen tres tratamientos básicos para la Depresión Mayor:

  1. Medicamentos - Algunos de los medicamentos más utilizados, que tienen como función regenerar las funciones de los neurotransmisores en el cerebro, son: Prozac (fluoxetine), Paxil (paroxetine), Zoloft (sertraline), Lexapro (escitalopram), Celexa (citalopram), Effexor (venlafaxine), Wellbutrin (bupropion), Cymbalta (duloxetine) y Remeron (mirtazapine).

  2. Psicoterapia (individual o de grupo) - Este tipo de tratamiento ayuda a cambiar los pensamientos y comportaminetos negativos que se observan en un estado depresivo, a través de reuniones semanales con un profesional de la salud mental. Se puede utilizar en combinación con medicamentos o sola, para casos de Depresión Mayor más leves o moderados. Sin embargo, en caso de una Depresión Mayor Severa la persona tiende a responder mejor a una combinación de medicamentos y psicoterapia.

  3. Terapia Electro-Convulsiva (ECT) -  Este tipo de tratamineto se utiliza para casos más severos donde la persona necesita tratamiento inmediato o no ha respondido a tratamiento con medicamento , psicoterapia o la combinación de ambos.

Si cree que usted o algún familiar pudiera estar pasando por una Depresión Mayor, no deje de visitar a su médico o algún especialista en salud mental lo más pronto posible. La Depresión Mayor tiene cura.
 

Trastornos de la Personalidad

F60.7 Trastorno de la Personalidad por Dependencia (DSM-IV-TR sección 301.6) -  El DSM-IV TR lo clasifica dentro de la decimosexta categoría general de 'Trastornos de la Personalidad'. Se caracteriza por una necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno, que ocasiona un comportamiento de sumisión y adhesión y temores de separación, que empieza al inicio de la edad adulta y se da en varios contextos (En el caso de las sectas, este comportamiento es inducido y desarrollado por los adeptos, dentro del cual los demas son los adeptos activos dentro de la secta), como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:

  1. Tiene dificultades para tomar las decisiones cotidianas si no cuenta con un excesivo aconsejamiento y reafirmación por parte de los demás (los demás pertenecen al grupo sectario).
  2. Necesidad de que otros asuman la responsabilidad en las principales parcelas de su vida (Necesitan obedecer lo establecido).
  3. Tiene dificultades para expresar el desacuerdo con los demás debido al temor a la pérdida de apoyo o aprobación. Nota: No se incluyen los temores o la retribución realistas.
  4. Tiene dificultades para iniciar proyectos o para hacer las cosas a su manera (debido a la falta de confianza en su propio juicio o en sus capacidades más que a una falta de motivación o de energía).
  5. Va demasiado lejos llevado por su deseo de lograr protección y apoyo de los demás, hasta el punto de presentarse voluntario para realizar tareas desagradables.
  6. Se siente incómodo o desamparado cuando está solo debido a sus temores exagerados a ser incapaz de cuidar de sí mismo (Temen ser abandonados y quedarse solos si son expulsados; sienten miedo del mundo fuera de la protección sectaria).
  7. Cuando termina una relación importante, busca urgentemente otra relación que le proporcione el cuidado y el apoyo que necesita (Algunos que abandonan la secta caen en otra que esté en armonía con sus creencias, buscando dirección).
  8. Está preocupado de forma no realista por el miedo a que le abandonen y tenga que cuidar de sí mismo (Depositan toda seguridad de vida en acatarse a las directrices de sus líderes y sienten temor a no ser tomados en cuenta y abandonados).

* Nota: El adepto que entra en una secta va desarrollando estos criterios mencionados como producto de la presión social y del temor hacia la desaprobación del líder. Siente miedo a quedarse solo y un temor inducido a futuras desgracias, miserias y condenas. Desarrolla una personalidad con alta depencia hacia el líder, quien asume mayor poder según la medida en que más cantidad de seguidores respaldan la finalidad de la secta. El adepto se aisla para poder incorporarse de lleno en la secta, en búsqueda de aprobación y estima social. Cae bajo la merced del control del grupo y del líder, en respuesta a su necesidad de estima de parte de todos los miembros de la secta.

 

SINDROME POST-SECTARIO

Existe una diferencia entre los trastornos de personalidad generados durante la estancia en un grupo sectario y las alteraciones observadas cuando los adeptos abandonan la secta.

Las repercusiones psicológicas en los ex-adeptos se distinguen según los síntomas observados. Una de las repercusiones es el conflicto que experimenta el ex-adepto cuando deja el grupo y vuelve a la sociedad normal, se da lo que se conoce como 'shock cultural' (la reacción mayoritaria). El ex-adepto experimenta gran ansiedad al tratar de reconciliar las teorías que había aprendido en el grupo con la demanda y los valores de tres períodos: el pasado anterior al grupo, el tiempo transcurrido con el grupo y la situación actual.

En cuanto a los trastornos “post-grupo” - Se incluye lo que denominan 'reacción mayoritaria', que viene determinada por el estado anímico y mental en el que se encuentran habitualmente los ex-adeptos cuando dejan los grupos. El ex-adepto experimenta diversos estados emocionales debido a que se siente desidentificado y extraño con el mundo externo a la secta, como si fuese un inmigrante que acaba de llegar a otro país. Es un proceso de adaptación a una vida autónoma e independiente, sin el grupo, le resulta especialmente dolorosa.

Algunas personas logran abandonar un grupo sectario después de un período de pertenencia, que puede variar de meses a muchos años, bien sea por la aparición de dudas, cansancio o contradicciones, bien mediante un soporte terapéutico externo o bien porque se dé la expulsión por parte del mismo grupo. En este período el adepto puede experimentar sentimientos de insatisfacción, engaño, frustración y vacío debido a que ha descubierto que era falso el grupo que anteriormente le había planteado una visión diferente de la verdad o realidad, y aunque se siente engañado, se halla carente de valores y de referentes.

En algunos casos, algunas personas podrían experimentar un cambio de intereses sin mayores consecuencias y sin que el abandono suponga un proceso traumático. Igualmente, este período puede tener duraciones muy variables que vayan de días a semanas e incluso meses. Todo dependerá del modo en que se produzca el abandono y especialmente del soporte externo, a parte de la propia personalidad del individuo. El soporte externo y de los familiares es sumamente importante, ya que forman un amplio abanico de perfiles socio-económicos y culturales. El proceso de desprendimiento del grupo es conflictivo, doloroso, angustioso y frustrante, especialmente por los cambios que van apreciando en el ex-adepto y la percepción, recepción y comprensión de los familiares. El ex-adepto se ve en la necesidad de tratar de resolver todos sus problemas en la forma en que lo había podido hacer en otras circunstancias.


Trastorno por Estres Postraumatico

Trastorno por estrés postraumático (DSM-IV sección 309.81)- Trastorno que surge como respuesta tardía o diferida a un acontecimiento estresante o a una situación (breve o duradera) de naturaleza excepcionalmente amenazante o catastrófica, que causarían por sí mismos malestar generalizado en casi todo el mundo (por ejemplo, catástrofes naturales o producidas por el hombre, combates, accidentes graves, el ser testigo de la muerte violenta de alguien, el ser víctima de tortura, terrorismo, de una violación o de otro crimen).

Las características típicas del trastorno de estrés post-traumático son: episodios reiterados de volver a vivenciar el trauma en forma de reviviscencias o sueños que tienen lugar sobre un fondo persistente de una sensación de "entumecimiento" y embotamiento emocional, de despego de los demás, de falta de capacidad de respuesta al medio, de anhedonia y de evitación de actividades y situaciones evocadoras del trauma. Suelen temerse, e incluso evitarse, las situaciones que recuerdan o sugieren el trauma. En raras ocasiones pueden presentarse estallidos dramáticos y agudos de miedo, pánico o agresividad, desencadenados por estímulos que evocan un repentino recuerdo, una actualización del trauma o de la reacción original frente a él o ambos a la vez.

 

Según el DSM-IV, sección 309.81, se diagnostica el trastorno cuando:
  1. La persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático donde:

    1. La persona ha experimentado, presenciado o le han explicado uno (o más) acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás

    2. La persona ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intensos. Nota: En los niños estas respuestas pueden expresarse en comportamientos desestructurados o agitados.

       

  2. El acontecimiento traumático es reexperimentado persistentemente a través de una (o más) de las siguientes formas:

    1. Recuerdos del acontecimiento recurrentes e intrusos que provocan malestar y en los que se incluyen imágenes, pensamientos o percepciones. Nota: En los niños pequeños esto puede expresarse en juegos repetitivos donde aparecen temas o aspectos característicos del trauma

    2. Sueños de carácter recurrente sobre el acontecimiento, que producen malestar. Nota: En los niños puede haber sueños terroríficos de contenido irreconocible.

    3. El individuo actúa o tiene la sensación de que el acontecimiento traumático está ocurriendo (se incluye la sensación de estar reviviendo la experiencia, ilusiones, alucinaciones y episodios disociativos de flashback, incluso los que aparecen al despertarse o al intoxicarse). Nota: Los niños pequeños pueden reescenificar el acontecimiento traumático específico.

    4. Malestar psicológico intenso al exponerse a estímulos internos o externos que simbolizan o recuerdan un aspecto del acontecimiento traumático

    5. Respuestas fisiológicas al exponerse a estímulos internos o externos que simbolizan o recuerdan un aspecto del acontecimiento traumático.
       

  3. Evitación persistente de estímulos asociados al trauma y embotamiento de la reactividad general del individuo (ausente antes del trauma), tal y como indican tres (o más) de los siguientes síntomas:

    1. Esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones sobre el suceso traumático

    2. Esfuerzos para evitar actividades, lugares o personas que motivan recuerdos del trauma.

    3. Incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma

    4. Reducción acusada del interés o la participación en actividades significativas

    5. Sensación de desapego o enajenación frente a los demás

    6. Restricción de la vida afectiva (p. ej., incapacidad para tener sentimientos de amor)

    7. Sensación de un futuro desolador (p. ej., no espera obtener un empleo, casarse, formar una familia o, en definitiva, llevar una vida normal).
       

  4. Síntomas persistentes de aumento de la activación (arousal) (ausente antes del trauma), tal y como indican dos (o más) de los siguientes síntomas:

    1. Dificultades para conciliar o mantener el sueño

    2. Irritabilidad o ataques de ira

    3. Dificultades para concentrarse

    4. Hipervigilancia

    5. Respuestas exageradas de sobresalto.

  5. Estas alteraciones (síntomas de los Criterios B, C y D) se prolongan más de 1 mes.
     

  6. Estas alteraciones provocan malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Especificar si: Agudo: si los síntomas duran menos de 3 meses, o Crónico: si los síntomas duran 3 meses o más. Especificar si: De inicio demorado: entre el acontecimiento traumático y el inicio de los síntomas han pasado como mínimo 6 meses.


Según Jansa, el trastorno está determinado por cinco características (Jansa, 1993):

  1. La persona ha vivido una experiencia que supera los límites de las experiencias humanas habituales y que sería marcadamente distresante para todo el mundo.
  2. El evento traumático es experimentado persistentemente de varias formas como sueños, "flashbacks"...
  3. Evitación persistente de los estímulos asociados al trauma o a un enturbiamiento general de la consciencia.
  4. Síntomas persistentes de incremento de excitación incluyendo al menos dos de los siguientes; dificultades en el sueño, irritabilidad, dificultad de concentración, hipervigilancia, exageradas respuestas de alarma, reactividad fisiológica hacia los eventos que se parecen o simbolizan el trauma
  5. Duración de al menos un mes

Psicosis reactiva esquizoafectiva-

Psicosis reactiva esquizoafectiva- El término esquizoafectivo fue utilizado por primera vez en el 1933, por Jacob Kasanin, para referirse a un grupo de 9 pacientes jóvenes con síntomas afectivos y esquizofrénicos que no cumplían con los criterios enunciados por Kraepelin para "Dementia Praecox" o con los criterios de enfermedad maníaco-depresiva. El concepto de psicosisesquizoafectiva combina características esquizofrénicas y maníaco-depresivas. Es una alteración psicopatológica que viene determinada por la aparición de episodios psicóticos, de rápido inicio y duración variable, de pocas semanas a meses de duración, pudiendo llegar a un año o más. Aparece en personas sin una historia previa personal ni familiar de transtornos mentales o en personas que tienen familiares que han presentado alteraciones previas. La persona mezcla síntomas esquizofrénicos y afectivos, y desarrolla una grave distorsión de la percepción del mundo exterior, y comienza a experimentar la presencia de “impresiones sensoriales falsas”. El trastorno recuerda los cuadros clínicos maníacos o depresivos con delirios o estados mixtos. Por ejemplo, en el área afectiva con Psicosis de angustia-felicidad, en el pensamiento con Psicosis confusional excitada-inhibida. Son trastornos psicóticos agudos y transitorios. Las características maníacas o depresivas del trastorno están entremezcladas con características esquizofrénicas.

Existen diferentes tipos de trastornos esquizoafectivos:

  • Trastorno esquizoafectivo de tipo maníaco
  • Trastorno esquizoafectivo de tipo depresivo
  • Trastorno esquizoafectivo de tipo mixto
  • Otros trastorno esquizoafectivos
  • Trastorno esquizoafectivo sin especificación

Estos pacientes se recuperan por completo del cuadro psicótico en pocas semanas, tendiendo a desaparecer, con una buena recuperación, ajuste social y sin defecto permanente; sin embargo, con posibilidades de recaída.


Reacciones Varias o Misceláneas

Reacciones Varias o Misceláneas (Jansa, 1993) - Incluyen déficits cognoscitivos como dificultades de concentración, incapacidad para mantener la atención, déficits de memoria (sobre todo la memoria a corto plazo), automutilaciones, fobias, suicidio y homicidio; y factores psicológicos con consecuencias orgánicas, como infartos de miocardio, angor, muertes subitas, úlceras pépticas recurrentes, asma etc.
 

Referencias:

  1. David Halperin (1983). Psychodynamic Perspectives on Religion, Sect and Cult. Boston: John Wright PSG Inc.
  2. Bjorkqvist, K (2001). Social Defeat as a Stressor in Humans. Physiology & Behavior 73 (3): 435–442. doi:10.1016/S0031-9384(01)00490-5. PMID 11438372.
  3. DSM IV. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Ed. American Psychiatric Association, Washington, 1994.
  4. Groenveld, J. Totalism and Group Dynamics, Cult Awareness and Information Centre, May 7, 1999
  5. Galper, M.F. (1983). The Atypical Dissociative Disorder: Some etiological, diagnostic, and treatment Issues.
  6. Hassan's, Steven Alan. “Freedom of Mind Center". http://www.freedomofmind.com
  7. Jansà, Josep Mª, (Agosto de 1993) La Coartación de la Libertad a través de las sectas Destructivas; Una Sutil Forma de Violencia,  Médico de A.I.S. Barcelona.
  8. Kareaga, Alberto Amutio (2002). Estrategias de manejo del estrés: el papel de la relajación. Editorial Médica. C. Med. Psicosom, Nº 62 / 63
  9. Liberman, RP. Stress in Psychiatric Disorderss NY: Springer Publishing Company, Inc, 1994:117
  10. Martínez Bernal, Juan Carlos (2004, mayo). Lavado de Cerebro y su Desprogramación Psicológica, Universidad Gestalt de América Recuperado el 31 de Julio de 2007 de http://www.mundogestalt.com
  11. Sutphen, Dick. “La Lucha por tu mente”. http://www.galeon.com/aissectas/sutphen.html
  12. Hendric, S. (2005, febrero). Aplicaciones educativas de las Teorías de Piaget y Vigotsky. Trabajo presentado en el Colegio de Profesores, Caracas, Venezuela.
  13. Perlado, Miguel, Psicólogo Psicoterapeuta, La violencia del sectarismo Ponencia presentada en el XVII Congreso Internacional de la Asociación de Estudios Médico Psicológicos y Religiosos (AIEMPR), Estrasburgo 10-14 de julio de 2006.
  14. Sectas y grupos destructores de la personalidad, Cuidado: respuestas definitivas a las dudas existenciales (Mayo 2000)  Revista Consumer Eroski, Sección de Psicología, Edición No. 33, Fundación Eroski, Bº San Agustin s/n. 48230 Elorrio, Vizcaya, España. Recuperado el 31 de Julio de 2007, de http://revista.consumer.es
  15. West, L. J., & Martin, P.R. (1994), Pseudo-identity and the treatment of personality change in victims of cults, In S. J. H. Lynn & Rhue (Eds.) Dissociation: Clinical Theoretical Perspectives New York: Guilford.
  16. Winberg S, Øverli Ø, Lepage O (2001). Suppression of Aggression in Rainbow Trout (Oncorhynchus mykiss) by dietary L-tryptophan. J Exp Biol 204 (Pt 22): 3867–76. PMID 11807104).
 

Spider-Map


Last changed: 05/29/13

 

  ¡Denuncia, defiende tu dignidad, ejerce tu derecho!              Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse...         Las sectas destructivas buscan engañarte y desorientarte, para poder CONTROLARTE y utilizarte, aprovechándose de ti; valiéndose de falsas verdades de fe, mentiras y engaños.   Son un peligro, no tan solo para tu psiquis, el daño puede llegar a ser físico y económico; es devastador.                 "El control psicológico del líder sobre el grupo sectario puede ser tan poderoso que el grupo puede convertirse esencialmente en una proyección de la psiquis del líder.” (West, 1996)......           ¡Denunciar es deber y responsabilidad del ciudadano!